“Conversaciones entre comunidad, desarrollo territorial y el medio ambiente”

Dentro de las diversas actividades que se realizaron durante el desarrollo del Diplomado de Gestión Ambiental Veterinaria 2015, el pasado 30 y 31 de Noviembre, los alumnos junto a sus coordinadores Dra. Valeria Rojas y el Dr. Cristian Pérez, culminaron las actividades prácticas del curso en la localidad de Olmué, lugar que forma parte de la reserva de la Biosfera y Parque Nacional “La Campana”.

Dado el contexto e importancia de la zona y guiados por la Dra. Daniela Benavides, se realizaron una serie de actividades que buscaban exponer la importancia de la comunidad en la construcción de un proyecto territorial sostenible y afable con el medio ambiente. Durante las dos jornadas, los alumnos pudieron interactuar y conversar con distintos actores de la comunidad, los que expusieron su historia, conflictos, preocupaciones, aspiraciones y fortalezas, evidenciando la importancia de conocer, integrar e incentivar la participación y articulación de la comunidad a la hora de gestionar programas sobre temáticas ambientales y de desarrollo local.

            Tras extensas  instancias de intercambio y conversación con la comunidad, los alumnos percibieron que la ejecución de un programa de gestión ambiental, en sus aspectos teóricos como herramientas, se basa en su relación de equilibrio con la comunidad y las áreas de desarrollo local. Así mismo, la gestión ambiental exitosa demanda de la participación de una comunidad informada, interiorizada y articulada en sus propósitos y aspiraciones para su territorio, traduciéndose en el empoderamiento de la comunidad como actor esencial en la edificación de programas para su territorio, junto al gobierno local y los privados.

            Así mismo, los alumnos percibieron que para generar una comunidad articulada y participativa, es fundamental el proceso de comunicación entre las personas. Independiente del rol de cada persona, el acto de comunicación debe ser trasparente, claro y sencillo, con el fin de que el mensaje y su propósito sea captado exitosamente. Hablar entre vecinos,  hablar con autoridades, como profesional a la comunidad, entre otras instancias demandan de una comunicación expedita, sin embargo, el proceso de planificar y ejecutar proyectos consensuados implica muchísimos procesos de comunicación entre los actores. Diversos relatos de personas de la comunidad, evidenciaban que muchos conflictos socio-ambientales, con autoridades, sociales o personales, no habían tenido solución porque generalmente las diferentes partes no interactúan ni intercambian opiniones, solo “demandan, exigen y ejecutan” dijo en vecino.  Es por esto, que esta salida a terreno, además de aplicar los aspectos teóricos aprendidos en el curso, permitió que los alumnos pudieran comprender que el éxito de un  plan de gestión, se fundamenta en la interacción con otras personas y su proceso de comunicación, el cual se basa en la construcción de confianza y el equilibrio entre escuchar y hablar, pudiendo así conocer a las personas y transmitir de la mejor forma nuestro mensaje.

Para finalizar, durante esta jornada los alumnos recorrieron distintas parte de la localidad conociendo su historia, sus problemas y potencialidades. Conocieron realidades de distintos vecinos que apuntan a desarrollar sus actividades de forma sostenible y afable con el medio ambiente, así como otros compiten entre sí. También se apreció que los procesos de articulación vecinal son necesarios, pero de costosa realización, ya que implican tiempo, desgaste y muchas veces de un trabajo solitario. En conclusión, los alumnos pudieron percibir en terreno, que la edificación de planes y programas de gestión ambiental, implican la relación con el territorio, la comunidad, su historia y sus planes de desarrollo, en otras palabras, los alumnos evidenciaron que “hacer gestión ambiental” implica una conversación y acuerdo entre la comunidad, el desarrollo y el medio ambiente.

                                                                                                            Constanza Cabello
Estudiante Diplomado Gestión Ambiental 2015

Ceremonia de Graduación Diplomados del Centro GAB

El centro de GAB perteneciente a la Favet, de la U de Chile, tiene el orgullo de llegar nuevamente a estas instancias de celebración del término de dos diplomas dictados durante el año 2015,  el diploma de gestión ambiental veterinaria y el diploma de conservación y manejo de fauna silvestre.

El centro de GAB, nació en el año 1012, con la finalidad de ser un centro de referencia, a nivel nacional, en temas relacionados con la Gestión Ambiental Veterinaria y Conservación de la Biodiversidad. Como misión queremos contribuir a la conservación de la Biodiversidad en Chile, a través de la aplicación de diversas herramientas de gestión ambiental y otras metodologías innovadoras.

Este año 2015, dictamos dos diplomas, uno de ellos el de Conservación de Fauna Silvestre, nació el año 2014, al darnos cuenta que la vinculación de la Universidad de Chile y de nuestra Facultad con el estudio de problemas relacionados con la conservación de la naturaleza y la gestión de los ambientes naturales.

Las características biogeográficas de nuestro país otorgan a nuestra fauna un alto grado de endemismo que destaca por la presencia de especies ancestrales, con altos niveles de amenaza. El desarrollo económico del país requiere de profesionales que puedan integrar los desafíos de conservación, en el contexto de los procesos productivos de una economía en crecimiento y globalizada. Por otra parte, la implementación de futuros planes de conservación requerirá de profesionales con alta competencia en las ciencias ambientales aplicadas.

El diploma de éste año culminó con una salida a terreno al sector de cerro el roble, donde pudimos observar el bosque relicto de roble y su fauna, ver en terreno las amenazas que lo acechan desde muchos ángulos, como los peligros de incendio, el ser un territorio que está inserto entre dos grandes urbes de Chile: Santiago y Valparaíso, la gran afluencia de público que va de paseo sin darse cuenta la fragilidad de dicho ecosistema, a pesar de los cuidados que trata de darle los comuneros y parceleros de la zona.

El diploma de GAV, nació el 2011 con su primera versión y a través de los años, lo hemos ido adaptando a las nuevas circunstancias de los tiempos. En nuestra quinta versión se realizaron diversas actividades que culminaron en la localidad de Olmué, lugar que forma parte de la reserva de la Biósfera y dado el contexto e importancia de la zona y guiados por la Dra. Daniela Benavides, se realizaron una serie de actividades que buscaban exponer la importancia de la comunidad en la construcción de un proyecto territorial sostenible y afable con el medio ambiente. Durante dos jornadas, pudimos interactuar y conversar con distintos actores de la comunidad, los que expusieron su historia, conflictos, preocupaciones, aspiraciones y fortalezas, evidenciando la importancia de conocer, integrar e incentivar la participación y articulación de la comunidad a la hora de gestionar programas sobre temáticas ambientales y de desarrollo local.IMG_1566

Diversos relatos de personas de la comunidad, evidenciaron que muchos conflictos socio-ambientales, con autoridades, sociales o personales, no han tenido solución porque generalmente las diferentes partes no interactúan ni intercambian opiniones, solo “demandan, exigen y ejecutan” como nos lo explicó un vecino.

 Es por esto, que esta salida a terreno, además de aplicar los aspectos teóricos aprendidos en el curso, permitió que se comprendiera que el éxito de un  plan de gestión, se fundamenta en la interacción con otras personas y su proceso de comunicación, el cual se basa en la construcción de confianza y el equilibrio entre escuchar y hablar, pudiendo así conocer a las personas y transmitir de la mejor forma nuestro mensaje.

Nos alegra poder contar con una nueva generación de profesionales cuyo interés y pasión por nuestro medio ambiente y biodiversidad se vio reflejado en este año de trabajo y esfuerzo. Esperamos puedan seguir creciendo y desarrollándose en estas áreas, y de esta manera poder representar y defender nuestro planeta… nuestra casa.

Valeria Rojas
Médico Veterinaria